Archive for 18 agosto 2013

Quién quiere vivir intensamente la vida?

18 agosto, 2013

sobue, vigilia, Jose, visita bispo 017Caros seguidores de este culebrón: esta ultima semana merece una entrada en el blog, porque ha sido apoteósica. Quien quiera vivir experiencias fuertes, que se deje de buscarlas en esas empresas de deportes de riesgo: rafting, parapente, puenting…mariconadas! Que se venga p’acá, vera como le sale adrenalina por las orejas…

Dia 1: Inicié la semana con una desagradable sorpresa: el obispo no tenia chofer que le acompañase en su visita pastoral a Maravia (si, si, esa quintería donde pasé la Semana Santa). Y empezó la presión psicólogica…como va a viajar solo…en esos caminos imposibles…si le pasara algo. Al final, agaché mis santos cuernos, y comencé a cancelar reuniones, formaciones, encuentros, visitas al hospital y a la cárcel…Me ofreci a acompañar a Dom Inácio. La parte positiva es que iba a cogerme unos dias de descanso en Fingoe, leyendo, rezando, paseando por aquellos paisajes tan flipantemente africanos.

Dia 2: Llegamos a Fingoe sede del distrito de Maravia (280km de Tete, 5 horas de viaje, 3 kilos de polvo en el cuerpo).

Dia 3: El obispo y dos padres de la Consolata se van a visitar Uncanha, un fin del mundo dentro del fin del mundo. Yo me quedo a descansar en mi pequeño resort de chozas. 2 horas despues llaman diciendo que han tenido una averia: durante el viaje, una de las ruedas traseras se soltó, y literalmente adelantó al propio coche, antes de que ellos besaran el suelo. Los paisanos del lugar les dieron el mismo consejo que el del chiste del loco: quitar un tornillo a cada rueda y ponérselo a la rueda esquiva. Asi llegaron a Uncanha.

Pero al dia siguiente tenian que ir a Malowera, más lejos todavia y con peor camino…no se atrevian a llevar ese coche, que podia tener espatifado el disco de freno y con el riesgo de que la rueda se desmadrase otra vez. Asi que me llamaron para que les llevase el coche de la misión, asi ellos podrian seguir la visita pastoral (de Fingoe a Uncanha: 40km, 2 horas de viaje y muchos agujeros). Les llevé el coche, ellos seguian su ruta y  yo me quedaba en Uncanha esperando la llegada del mecánico del pueblo, que arreglaria el entuerto en un periquete, y me volvia a descansar a Fingoe.

Dia 4: El mecánico de Uncanha estaba ilocalizable. Y aunque hubiera llegado no era muy de fiar un mecanico en un poblado donde no hay un solo coche…Cambio de planes: se decide llamar al mecánico de confianza de Tete, el señor Antoninho. Vendria con los repuestos y las herramientas necesarias para una reparación segura.

Como Sr. Antoninho iba a tardar un tiempo indeterminado en llegar, y quedarme solo en Uncanha esa eternidad no me llamaba nada (sin luz, sin cobertura), me planteo volverme a Fingoe de chapa (N. del A.: chapa es cualquier furgoneta o camión que transporta pasajeros y mercancias). No entraré en detalles, pero en un determinado momento me vi abandonado a mi suerte en una encrucijada de caminos en donde el reloj se habia parado poco despues de la creación del mundo. Tenia que confiar que pasaría algún vehículo por ahí que me llevase a Fingoe. Calor y moscas…………………………………. Dos horas y media despues paso un camión cargado de sacos de maiz hasta las cencerretas. Lo normal es que me hubiera subido encima de los sacos de maiz y haber disfrutado de las vistas, como el resto de fulanos que viajaban en el camión. Pero el conductor se apiadó del musungu (blanquito) y me dejo ir en la cabina, donde ibamos apiñadas 5 personas. La mejor parte del viaje fue cuando el camión pasó por un puerto de montaña, de esos que no se atraviesan en zig zag, sino en plan montaña rusa…Ya me acojonaba pasar el puerto en nuestro 4×4, asi que imaginarme en la cabina del camión, viendo como mi vida pasaba delante de mis ojos en esos minutos de frenos chillando y calentándose. Señor, si ha llegado mi hora, que sea una hora corta…rezaba.

"Estan locos, estos musungus!"

“Estan locos, estos musungus!”

Finalmente llegamos a Fingoe, sanos y salvos! Por la tarde, intentando contactar con el mecánico. No hay respuesta. Por la noche llama Sr. Antoninho. Me dice que salió de buena mañana con el otro coche del obispado, pero que a 40km de Fingoe…se quedó tirao porque se quemó el disco de embrague. Ya teniamos 2 coches averiaos! No podiamos hacer nada hasta el dia siguiente, en que el obispo y su sequito volviese de Malowera a Fingoe. Solo rezar para que el único coche sano no se averiase. Imposible contactar con los de Malowera, alli no hay red…

Dia 5: Llegan los de Malowera! Cojo el coche y voy a buscar al mecánico. Me voy a Uncanha con Sr. Antoninho…contra reloj: arregla la averia en una hora y media y regresamos con los dos coches a Fingoe antes de que se ponga el sol. Misión cumplida!

Dia 6: Dom Inacio vuelve con su coche a Tete, acompañado de un padre. Y el menda lerenda se queda con Antoninho para llevar de vuelta el otro coche del obispado, el del embrague quemado. Como? Avisar una grua? Me lo dices o me lo cuentas? Como diria Shakira: esto es África! Agarramos una cuerda de esas gordas, una punta en el carro averiado, otra en el 4×4 de los padres de Fingoe, y a remolcar se ha dicho! Yo conduciendo el de delante y el mecánico el de detrás. Cagao se queda corto para explicar el viajecito de 240km, 8horas de emoción contenida…camino de cabras montesas, imposible esquivar los socavones, la cuerda sólo se rompió 3 veces…los arcenes llenos de niños y mujeres, camiones a toda leche viniendo de frente, cuestas arriba y cuestas abajo. Y como fin de fiesta, entrar en la gran ciudad, incorporarme a las carreteras mas transitadas, girar en las esquinas…Pero al final llegamos.

Como dice el Señor: a cada dia le basta sus preocupaciones.  Y yo acreciento: No os hagais pajas mentales ponderando los inponderables!

Abrazacos                      Tadeo Jones

muralSongo

Miscelánea

12 agosto, 2013
Repoker de obispos! De derecha a izquierda: Dom Tomé (arzobispo de Nampula), Dom Chimoio (arzobiso de Maputo), Dom Inácio (obispo de Tete), Dom Germano (obispo de Nacala) y Don José (joker de Villarrubia)

Repoker de obispos! De derecha a izquierda: Dom Tomé (arzobispo de Nampula), Dom Chimoio (arzobiso de Maputo), Dom Inácio (obispo de Tete), Dom Germano (obispo de Nacala) y Don José (joker de Villarrubia)

Buenos dias España! Comienzo la semana escribiendo en el blog algunas novedades: la semana pasada se murió el obispo emérito de Niassa, Dom Luiz Gonzaga. Sus últimos años los paso en nuestra diócesis de Tete, y aqui lo van a enterrar. Asi que este fin de semana fue un ir y venir al aeropuerto a recoger obispos varios que acuden al sepelio (Las foto es un pequeño homenaje al Milagro de P.Tinto y la baraja de las famílias).

La semana pasada me volvió a atacar el agotamiento físico. Estuve varios dias sin energia, hecho una piltrafa humana, y de nuevo me hice el test de malaria por si las moscas. Felizmente salió negativo. Descansé un poco y hoy estoy de nuevo en marcha. Pero tengo que aflojar el ritmo, que el cuerpo es mu sabio y se queja cuando lo maltratas!

Hace 15 dias conocí a Albino. Este rapaz es gallego, y vino a trabajar a las minas de carbón de Moatize con la empresa Caterpillar España, junto con una recua de otros 20 españolitos. Entre ellos, un fulano que trabajó en Puertollano con un villarrubiero, Francisco Amado, que para mas señas es el marido de Sole, mi compañera de mesa en 8º de EGB. Mundo pañuelo!

Este Albino, cristiano convertido y convencido, quiere participar de la vida de la Iglesia tetense. Y yo he encontrado el amigo ideal para desconectar de la burbuja clerical y salir a tomar cañas y decir palabrotas. Asi que pienso que haremos buena simbiosis…

Los pobres me descolocan mi agenda (gracias a Dios). Últimamente no me limito a darles comida cuando llegan a la puerta del obispado. Me siento a escucharles, quiero saber que hay detrás de ese llegar a pedir a nuestra puerta. A veces me encuentro con mendigos que se han acostumbrado a esa vida, y que no tienen deseo de salir. Le doy palabras que les animen a salir de esa vida, y poco más. Otras veces, descubro anawines que quieren salir de la mendicidad y comenzamos a caminar juntos en la busqueda de esa salida del pozo. Comencé a visitar sus casas…conocer donde viven y en qué condiciones. Para todo esto hace falta algo de dinero y mucho tiempo, por eso digo que me descolocan mi agenda, porque además llegan en el momento mas inoportuno.  Y todo anda un poco mas lento que la lentitud cotidiana del lugar…

Queridos amigos y bienhechores, os mando un caluroso abrazo cargado de cariño y de Esperanza.

JM