Hogar dulce hogar…

by

Despues de 3 semanas de silencio en este blog, escribo para contaros como es nuestra casa “provisional” en la muy leal villa de Fingoe, sede del distrito de Maravia.

En el viaje de Tête, capital de provincia, a Fingoe, sede de distrito, se tardan 6 horas para recorrer los 270km que las separan. Por el camino, esquivábamos chotas, vacas y tusos  que tienen cierta afición por la autoinmolación (N. del T.: para los no villarrubieros, tusos son chuchos vagabundos). Me recuerda mucho los viajes que hacíamos en Brasil desde Juazeiro a Campo Alegre de Lourdes… Al llegar, me encuentro con que la capilla católica de Fingoe y las chozas que nos han preparado para vivir están en la ladera de una colina, desde donde se contempla el valle y la sierra de Fingoe…espectacular, sobre todo al amanecer y en las puestas de sol.

Fingoe_Panorama1

Estamos al lado del bosque. El cielo es inmenso, se te llenan los ojos de azul por el día, y por la noche, de estrellas. El cielo llena todo el horizonte. Por la mañana me despierta el canto de los pájaros, a las seis, y por la puerta de mi choza se pasea un petirrojo. De fondo el sonido de tambores, sobre todo los domingos, y todos los días y a todas horas la música de las radios de los baretos y tiendas del mercado. Constantemente van y vienen personas por el camino que atraviesa nuestros dominios: niños para la escuela, mujeres al pozo a por agua…

Bonita panoràmica de Fingoe

Bonita panoràmica de Fingoe

En las fotos podéis ver las chozas que nos construyeron los parroquianos para alojarnos. Son muy parecidas a aquellas donde ellos mismos viven. Tenemos electricidad, cosa que se agradece cuando no hay cortes. El agua la traemos del pozo más cercano, a 500mts.

la capilla catolica y nuestra casa (vista desde el centro de salud)

la capilla catolica y nuestra casa (vista desde el centro de salud)

Vista general de nuestro resort

Vista general de nuestro resort

Comedor (primer plano) y mi choza al fondo

Comedor (primer plano) y mi choza al fondo

Almacen y dormitorios de Jacinto y Eduardo

Almacen y dormitorios de Jacinto y Eduardo

Cocina estilo rustico

Cocina estilo rustico

En la cocina, las mamás católicas hacen turnos para hacernos la comida en la lumbre, que consiste en Chima (gachas semisólidas de harina blanca de maíz) acompañada de cualquier guarnición (verduras con cebolla, choto encebollao, cabezas de pescado en salsa de cebolla, gallina de corral…).

DSCN3792

Las chozas son frescas, con paja en el techo y muros de adobe; el inconveniente es que son muy sucias, la paja esta siempre soltado polvillo, briznas… y el barro de las paredes, también.  Como no tenemos armario, lo que dejemos fuera de las maletas se reboza. Así que ya podéis imaginar el desastre de choza que tengo. No tenemos muebles, salvo  unas mesas y unas sillas…dormimos en colchonetas en el suelo, encima de esteras (eso si, con mosquiteras). La toilette consiste en calentarse agua en un cubo, apañar pastilla de jabón e irse a un chamizo a japotearse, aclarandose con una lata. Es decir, que estoy como de quintería, pero sin el como…Para los que conocen Pueblo de Dios, aquello era un Resort de 5 estrellas comparado con nuestra casa!

Intrepido misionero acicalandose (Maravia, 1925)

Intrepido misionero acicalandose (Maravia, 1925)

Lo mejor de todo es el glorioso momento de visitar al señor Roca. Cuando llegamos a Fingoe, yo estaba un poco urgido, así que cogí mi linterna (era de noche y en la letrina no hay luz) mi papel higiénico y me fui al excusado. Una cortina de plástico negro proporcionaba cierta intimidad, pero tenia un comité de bienvenida esperándome. La madre de todas las cucarachas estaba en una viga del techo, a escasos centímetros de mi calva, presidiendo la acogida; cuando apunte con la linterna al agujero del suelo, vi como  un festival de gusanos y lombrices se retorcían alegremente en el fondo…la emoción me sobrecoge de tal manera que no soy capaz de contar nada más, mejor que vuestra imaginación eche a volar. Desde entonces, nuestra letrina también es conocida como Villa Moscarda.

Letrina gloriosa o Villa Moscarda

Letrina gloriosa o Villa Moscarda

Hablando de animales, no son los únicos en visitarnos. Nuestra vivienda tiene un patio interior, abierto por todos lados: comenzaron a visitarnos las cabras, luego las vacas, los tusos, algunos borricos, unas urracas grandes, sapos, la gorrina del vecino y los últimos visitantes fueron los ratones y una escolopendra de 20cm. Todos se pasean por aquí como Pedro por su casa, comiendo lo que pillan y meando y cagando donde se les antoja. Creo que vienen al olor de nuestra basura, que no recoge nadie y que echamos en un bujero y quemamos periódicamente.

Dejo para otra ocasión el relato de nuestra Semana Santa aquí. Así como la historia de aquella madrugada (el día de mi santo) en que me vi en calzoncillos y chanclas fuera de mi choza y con la puerta cerrada. Algunas cosas parecen surrealistas, como por ejemplo que al único preso que tienen en la cárcel de Fingoe lo dejan salir a tomar el fresco con los vecinos por la noche…o algunos nombres propios de personas, como Castigo, Miseria, Desgracia, Maldito; el obispo cuenta como confirmó a un joven con el nombre de CERVEZA!

Hasta una próxima entrega de este folletín, abrazos calurosos!

DSCN3729

Una respuesta to “Hogar dulce hogar…”

  1. conchi Says:

    Te vemos fenomenal,nos alegras el espiritu y el corazon.
    Las fotografias son una pasada menudo sitio tan espectacular ,en ellas reflejan la luz,esa luz que desprendes TU.
    Besos y achuchones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: