A hora de Deus

by

La semana pasada tuvimos cambio de hora en el estado de Bahia. La madrugada del sábado al domingo se adelantaban 1 hora los relojes (las 2 pasan a ser las 3). Sencillo, verdad? Desde ese momento, la palabra que mejor define nuestra vida es CONFUSSÃO…Nosotros vivimos en el estado de Bahia, donde el gobernador ha decidido cambiar la hora para seguir el ritmo de Brasilia, que también la cambió; al otro lado del rio esta la ciudad de Petrolina, que pertenece al estado de Pernambuco, que no ha cambia la hora (cada estado puede cambiar o no cambiar la hora según le parezca). Petrolina y Juazeiro, separados por un rio, viven muy juntos, porque mucha gente de Juazeiro trabaja, estudia, va al médstock-vector-crazy-clock-1969144.jpgico, de compras… a Petrolina, y viceversa. Ahi se forma el chocho: En Juazeiro los comerciantes han decidido seguir con la hora vieja, algunas oficinas de la administración publica tienen el horario nuevo, los colegios y oficinas privadas siguen con el horario viejo, pero no todas, las cadenas de TV y radio con el horario nuevo, los autobuses, el teatro…en fin, un sindios.

Y esto no solo pasa en las ciudades solo, no. Ya hemos hecho algunas visitas a las comunidades del campo. Fijamos la hora de reunión a las 4 de la tarde. Y que pasa? La peña de las comunidades llega a las 5 de la hora nueva, a las 4 de la hora vieja…Ayer fui a una conferencia que empezaba a las 13h. Yo llegaba tarde, sali de casa a las 13,30, pero apareci antes de tiempo, a las 12,40, (funcionaban con la hora vieja) y el evento no había comenzado. Los organizadores empezaron a llegar a las 13,30 (hora vieja) y al final la cosa comenzó 2 horas después de mi llegada (15,30 hora nueva). Einstein se hubiera vuelto maluco (=loco).

Otra cosa es la forma de llamar a las horas. Según la gente del campo, la hora vieja, de siempre, es la hora de Deus. La hora nueva, es la hora do Corno (=Cabrón=Demonio). Creo que no les ha gustado mucho eso del cambio de hora y en el campo siguen con la hora de Deus. Otras formas de llamar a las horas es: hora de verano(la nueva), hora normal(la vieja), hora oficial(la vieja), hora de Pernambuco (la vieja), hora de Brasilia (la nueva). Asique cuando quedas con alguien, marcas una cita, o preguntas por el horario de tal cosa, ahí comienza el dialogo: -Quedamos a las 6 -A la hora normal?- Normal para quien, para Bahia? –No, quedamos a las 7 que son las seis – de tu reloj o del mio? ( porque ya no te fias ni de los relojes de los establecimientos o del personal, porque no sabes que horario siguen…) Que esto es pa volverse turulato…un ejemplo. Avisos de los horarios de misas después del cambio de hora:

Las misas de la catedral son a las 8 de la hora de verano, es decir, a las 7 de la hora normal (antes del cambio eran a las 7 de la hora vieja).

Pues asi para todo. Normalmente lo que nos pasa es que llegamos adelantados a todos sitios, porque infelices de nosotros, hacemos caso de la hora nueva (como si estuviésemos en España) y nos toca esperar 2 horas: la primera por seguir la hora do Corno, y la segunda por la pachorra de la gente que esperamos y que acostumbra a llegar ¨un poco atrasada¨.

5 comentarios to “A hora de Deus”

  1. carri Says:

    Josú por dios que lio de horas…. creo que lo tendré que leer tres o cuatro veces para entenderlo.

    Me recuerda a cuando iba a vendimiar y cambiaban la hora, al día siguiente quedábamos siempre a la hora vieja… Con lo que el cambio no nos afectaba.

  2. Conchi Says:

    Ay que bueno siento haberme reído tanto. Entonces están así todo el año no? O en algún momento se igualan las horas del corno y de deus?

  3. Fer Says:

    Willy Fog se habría vuelto loco…

  4. Laura Says:

    Vaya lío de horas!! Jejeje, a mi en la consulta me aparecieron los pacientes antes!! pobreeesss. Os mando un besazo enorme a los dos, os tengo muy presentes. Un besazo. Lauri

  5. Rosario de Villarrubia Says:

    ¡cómo mola! me gusta pensar que aún queda gente que desobedece las normas ilógicas, aunque las ponga el gobierno y digan que es por “nuestro bien”. Aquí ya nadie se cuestiona la conveniencia del cambio de hora. Antes sí, antes se protestaba y se buscaban justificaciones para apoyarla y para lo contrario.
    Desde hace mucho tiempo, nos hemos acostumbrado a obedecer sin ofrecer resistencia, y así nos ha pasado: que los que mandan están blindados en sus poltronas y no hay forma -ni siquiera judicialmente ya que la justicia es lenta y corrupta- de que las abandonen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: