Archive for 17 junio 2011

INFELISMENTE

17 junio, 2011

Queridos amigos y seguidores de nuestro blog: el tema de hoy es “EXPRESIONES IDIÒMATICAS FUNESTAS”… Ya llevamos casi dos meses por aquí, y aunque con acento argentino (segun los paisanos) nos hacemos entender. En nuestro proceso de inculturación, vamos incluyendo algunas muletillas locales en nuestra fluida conversación: Negocio (sirve para definir cualquier cosa o situación que no sabes como se llama) RAPAIS!! (es decir, rapaz, tío…tratase de una interjección exclamativa indefinida, aplicable a varones y féminas por igual) Beleza (de acuerdo, ok, vale)…

De toda esta constelación de palabros brasileiros, hay uno que reluce más que el Corpus y la Ascensión juntos: INFELISMENTE !!! Veréis: cuando llegamos a Juazeiro y comenzamos los tramiteos para quedarnos, siempre había algun empleado que se acercaba a nosotros con cara de circunstancias y nos decía: “infelismente tal cosa” o “infelismente tal otra”… Infelismente no pudimos abrirle la cuenta, necesitamos que nos traiga la partida de nacimiento de Matusalén…Infelismente tendrá que hacer una cola de 3 horas para que le compulsen estos documentos…Infelismente deberá presentar esta solicitud en la Embajada de Brasilia, porque nuesto funcionario se volvió para España y no sabemos si alguien se hara cargo de este papeleo…infelismente se van a quedar sin la casa que apalabramos, pero no se preocupen tengo casas más caras y peores (eso es del bicharraco de la inmobiliaria).

Tantos momentos escuchando la fatidica palabra nos han dejao un trauma, y ahora, cada vez que la oímos, nos vamos bajando los pantalones y preparando la vaselina para que el trago no sea muy duro. La parte buena es que hemos aprendido a usarla, y disfrutamos MUCHO cada vez que a algun impresentable con intención de tongarnos (por eso de que somos guiris) le ponemos cara de cordero degollao y le decimos: Uy, INFELISMENTE, vas  a irle con este cuento a tu abuela la que fuma!

La Minería

13 junio, 2011

Esta semana pasada estuvimos en Jacobina, una ciudad a unas 4 horas de Juazeiro en dirección sur. Jacobina es una ciudad muy bonita, con una iglesia colonial del siglo XVIII. Se encuentra en la cabecera de la cuenca del río Itapicurú, al pie de la sierra llamada “Caixa de Água” o “Depósito” porque es el acuífero del que salen las nacientes de dicho río. Recibe el apelativo de “la ciudad del oro” porque en los años 60 y 70 comenzó una actividad minera sobre todo extrayendo oro. En Brasil el subsuelo pertenece al conjunto de la Nación, y el Estado Federal (o sea, Brasilia) es quien da el permiso de explotación a cambio de pagar una serie de impuestos sobre el material extraído que, en el caso del oro es el 1% del valor de la extracción. Ese 1% va a parar a las arcas del municipio (aproximadamente un 70%), del estado de Bahia (aproximadamente un 25%) y al Gobierno Federal (aproximadamente un 5%). Y este impuesto debe gastarse en servicios sociales y en reparar los daños ambientales causados por la actividad minera.


Jacobina Bahia 7.jpg

En Jacobina, en concreto estos daños son la destrucción el paisaje -por ser una mina a cielo abierto- contaminación acústica por el paso continuo de camiones y sanitaria: la gente se ve obligada a respirar polvo y, además, el río, con los restos de productos químicos de la explotación (sobre todo cinauro) desagua en el embalse que abastece la ciudad.

Ahora bien, en Jacobina todo el mundo opina que la Mina es el progreso y que trae bonanza a la ciudad. Lo cierto es que no trae ninguna porque ni genera empleo en la población debido a la tecnificación del trabajo ni deja grandes cantidades en impuestos.

¿Y a qué viene todo este rollo? La minería ataca principalmente a los campesinos sin tierra (de los que ya os hablamos en otra ocasión) porque como sus propiedades no están aún regularizadas son más fáciles de ser apropiadas por las compañías mineras. Y ahí está uno de los puntos con los que nos vamos a tener que enfrentar aquí: el apoyo a los campesinos en la lucha por sus tierras. La labor es de gigantes y viendo el panorama te sientes como David frente a Goliath, pero hay signos de esperanza.


DSCN1014.JPG

En concreto en Jacobina, esta pasada semana tuvimos un encuentro de 2 días con campesinos de comunidades venidas de todo el centro-norte del estado de Bahia. El primer día se habló de la amenaza de la minería y de cómo recibe el apoyo del Gobierno y del FMI (¡toma ya!) y el segundo día se convocó una Audiencia Pública en el salón de Plenos del Ayuntamiento (la Cámara de Vereadores y no Vareadores, Fernando) que abarrotaron más de 300 personas incluídos muchos jóvenes y en la cual entablaron un debate con los representantes públicos para pedir amparo frente a esta amenaza y exigieron que se cumplan las leyes medioambientales en el municipio.

El día acabó de un modo bastante festivo, porque la gente se organizó para cortar la carretera de la mina y exigir a los directores el cumplimiento de una serie de medidas que garanticen la salud de las comunidades vecinas a la misma. Os mando aquí la reseña (en portugués). Después de dos horas y media de carretera cortada los representantes de la empresa accedieron a estudiar la propuesta y dar soluciones satisfactorias.


DSCN1018.JPG

Estamos aprendiendo aquí en Bahía, la importancia de que la gente se organice y luche por sus derechos, puesto que muchas veces los representantes públicos no lo hacen. ¿Nos sueno esto a algo que suceda en España? ¡Indignáos!